Si este fuera tu último día ¿Qué harías?

La mayoría de las personas piensan por lo general que la vida es larga. Sabemos que en algún momento llegará el fin, pero claramente no estamos preparados para eso. Sin embargo, es interesante ponernos en el caso de que haríamos en los últimos días de nuestras existencias.

Es interesante desde el varios puntos de vista, es el caso de lo que hicimos, lo que dejamos de hacer  y lo que dejamos para la humanidad. Lo más interesante del caso es que muchas personas al llegar a los últimos días se recriminan no haber hecho las cosas que siempre amaron y se quedaron atados a trabajos, lugares o cualquier situación que realmente no eran lo que querían para sus vidas.

Pero y ¿Porque no hacerlo antes de llegar al último día?

último día de vida que harías

Miedos al dinero, a la sociedad, a la familia, y en fin un sin número de miedos que te impiden avanzar hacia lo que quieras hacer o lo que ames, y esto sucede en todos los ámbitos, todos dicen más adelante haré lo que me gusta hacer, aplazando cualquier forma de ser felices desde hoy. Todos buscan gestionar eficientemente los recursos que tengan, sin embargo, son pocos los que se proponen romper el paradigma e ir más allá. No es justo con tu vida aplazar tus objetivos o metas en la vida por buscar una simple estabilidad momentánea, porque ello solo te conducirá a vivir hasta el final de tus días pensando lo que pudiste hacer y no hiciste.

Siendo responsable de tu existencia y hacer lo que quieras ya sea empezar a emprender, un nuevo trabajo, viajar, hacer un cambio interno, ir a vivir a otra parte, en fin finalmente ser feliz, pensando que cada día es el último de nuestra vida es una estrategia eficaz para actuar de manera precisa en la búsqueda de nuestros objetivos. Si desarrollas tu vida teniendo en cuenta el concepto de la muerte podrás percibir las limitaciones que tienes en cuanto al tiempo de existencia. Por consiguiente, hacer o dejar de hacer cosas siempre será importante porque puede suceder que ya mañana no tengas la oportunidad de hacerlas.

Y para esto no hay límite de edad, social, familiar, solo tu eres el responsable de tu futuro

Las preguntas más coherentes cuando se hace el análisis de que hoy puede ser tu último día de vida son las siguientes: ¿qué tienes por hacer hoy?, ¿Qué objetivo te propondrías alcanzar? ¿Te sientes satisfecho con lo que has logrado? ¿Qué impresión deseas dejar a las personas que te rodean? ¿Cómo quieres que te recuerden cuando no estés?

Qué esperas para empezar

Este tipo de reflexiones te ayudará enormemente a descubrir tus prioridades, cuáles son los valores que te identifican y por supuesto, cuáles son los objetivos o metas que deseas alcanzar.

Luego de concluir este análisis, piensa en el camino recorrido, ya que quizá tus acciones no estuvieron enfocadas en hacer lo que realmente amas. Es un ejercicio perfecto para aquellos que buscan empezar a emprender un nuevo futuro, tenga la edad que tenga.

Es necesario ocuparse de lo que pasa en tu vida hoy, empezar a cambiar tu futuro en este momento. Aprovecha para decirle a los que te rodean lo importantes que son para ti, plantéate una existencia maravillosa haciendo lo que amas y dejando atrás los miedos, donde la única prioridad sea ir por tus sueños para darle bienestar a los tuyos y lograr la tan ansiada felicidad.

Te dejo este gran discurso de Steve Jobs, el que entregó en una ceremonia de graduación a los estudiantes de Stanford, donde en una de sus alocuciones entrega la perspectiva de la muerte como algo actual y que se debe tener en consideración para nuestras vidas.

Finalmente, recuerda ser feliz con lo que tienes y avanzar hacia tu futuro soñado desde Hoy.

Referencia

Se el Primero en Comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*